Saltar al contenido

Vender piso con hipoteca

En general, una las condiciones más importantes a la hora de vender un piso es entregarlo al comprador libre de cargas el día de la escritura de compra venta. En este sentido, la carga más habitual con la que nos encontramos cuando ponemos un piso en venta es la hipoteca.

La cancelación de un préstamo hipotecario consta a grandes rasgos de dos fases: la cancelación administrativa, es decir tener liquidada la deuda con el banco y la cancelación registral que significa cancelar la inscripción de la carga en el registro de la propiedad. Es importante entender que no basta con tener pagada la hipoteca, sino que también tiene que constar este hecho en el registro de la propiedad.

Muy a menudo nos encontramos con que el propietario tiene pagada toda la hipoteca (a veces de hace muchos años) pero desconoce si la carga fue cancelada en el registro de la propiedad. Para salir de dudas nuestra recomendación en este caso es solicitar una nota informativa al registro y comprobar si aparece la carga hipotecaria.

De todas formas, el caso más común es tener una parte de la hipoteca pendiente de pago y no tener la posibilidad de liquidar la deuda con el banco antes de la fecha de la escritura pública ante notario.

¿Cuáles serían los pasos a seguir en este caso?

  1. Una vez encontrado un comprador y acordada la fecha exacta de la escritura pública ante notario, hay que solicitar un certificado de saldo pendiente de la hipoteca al banco para saber el importe de la deuda a liquidar. En este certificado aparecerán también condiciones especiales, como las comisiones por amortización anticipada si las hubiera por ejemplo.
  2. La deuda en sí se liquidará en el acto de la escritura pública ante notario. Hay dos formas de hacerlo: con un cheque del importe equivalente al saldo pendiente o con una transferencia denominada transferencia OMF (Orden de movimiento de fondos), que es una transferencia instantánea vía Banco de España.
  3. Una vez el banco del vendedor ha recibido los fondos y ha amortizado con ellos la hipoteca pendiente, emitirá un documento que se llama  Certificado de saldo cero, que confirma que efectivamente, no hay deuda pendiente con el banco.
  4. El siguiente paso, es proceder a la cancelación de la inscripción de la carga hipotecaria en el registro de la propiedad. Llegado a este punto puedes llevar al cabo el trámite tu personalmente o bien contratar servicios de una gestoría. Lo habitual es que en los casos en los que el comprador esté solicitando una hipoteca también para poder comprar sea su propio banco el que se ocupe de cancelar registralmente la hipoteca del vendedor. Pero ojo, que al final, se encargue quien se encargue los costes relacionados con este trámite  van a cargo del vendedor ya que era su hipoteca al fin y al cabo.

Si tienes pensado vender tu piso en Barcelona y te han quedado dudas de cómo se liquida la hipoteca o cualquier otro tema, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros. ¡Queremos ser  tu guía a lo largo de todo el proceso de venta!