Saltar al contenido

Vender piso heredado en Barcelona

Cuando se trata de herencias uno de los bienes que es más habitual heredar es un piso. Igual de habitual es que los herederos no quieran conservar este bien y prefieran ponerlo en el mercado. De hecho muchas veces esto se hace imprescindible para poder hacer el reparto de la herencia.

Vender un piso heredado no es complicado pero requiere cumplir una serie de formalidades para que todo sea legal.

Convertirse en el propietario del inmueble

El mero fallecimiento del propietario no convierte a sus herederos en los nuevos propietarios de sus bienes. Primero habrá que comprobar si tiene testamento y cómo distribuye este documento la herencia.

En caso de no haber testamento se atenderá a las normas sobre la sucesión intestada previstas en el Código Civil catalán, que es el que resulta de aplicación en Barcelona.

Una vez que los herederos saben que lo son, deben aceptar o renunciar a la herencia. Esta decisión es totalmente irrevocable y es por ello que hay que analizar bien los pros y los contras de su aceptación.

Adjudicación de la herencia

El siguiente paso es uno de los más importantes: la adjudicación y reparto de la herencia. Esto se hace a través de escritura pública otorgada ante Notario.

La aceptación implica el pago del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISyD). Los interesados tienen un plazo de seis meses desde la fecha de defunción para hacerlo, aunque se puede solicitar una prórroga de otros seis meses más.

Si se prevé que en este tiempo no se van a poder arreglar los papeles de la herencia, se debe proceder a hacer una liquidación provisional.

Hay que tener en cuenta que cumplir con las obligaciones tributarias es esencial para poder luego vender el inmueble heredado.

Cambio de inscripción de la vivienda

Tras el paso por el Notario y el pago del ISyD se hace el cambio de nombre del inmueble en el Registro de la Propiedad para que los herederos consten ya como propietarios.

A partir de ese momento pueden disponer libremente del inmueble y hacer con él lo que estimen conveniente. Poseen todos los derechos que recaigan sobre él, pero también todas las obligaciones. Esto implica que deberán hacer frente al pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles y también pagar la plusvalía municipal.

¿Por qué vender un piso de herencia lo antes posible?

Un inmueble es un bien con un alto valor económico por lo que muchas veces para los herederos, y especialmente cuando son varios, es más atractivo el venderlo que el conservarlo.

A ello hay que sumar que el mantenimiento del inmueble implica siempre una serie de gastos. Gastos que no todo el mundo puede o quiere tener que sufragar.

A los gastos de mantinimiento hay sumarles también los impuestos como el IBI o la plusvalía municial, que se vuelve a generar al cabo de un año desde la adquisición del inmueble.

Es decir, si se optar por vender un piso heredado pasado un año desde la adquisición habrá que liquidar de nuevo este impuesto municipal.

De ahí que muchos propietarios prefieran vender el inmueble antes de que cumpla el año.

En Kaufmann & Winkel somos especialistas en la venta de este tipo de viviendas. En estos casos, trabajamos en estrecha colaboración con nuestros abogados de forma que nuestros clientes no tengan que preocuparse de nada: ni los trámites de la herencia por un lado, ni la venta de las propiedades por el otro.

No dudes en contactar con nosotros en el 931 297 947 o en info@kfwinkel.com para cualquier consulta.